jueves, 10 de diciembre de 2015

LO COTIDIANO

                                                   Foto en blanco y negro. Gonzalo Rivero.



Cualquier acierto presente
parece inverosímil.
La naturalidad con la que ya no miras,
mi forma de confiar a través de tus manos
lo esperado por el momento siguiente,
todo lo que hoy, nos hace ser de nuevo.

El bostezo se recrea fiel ante lo cotidiano,
tras convertir el eco de una efímera sonrisa
en silencio emotivo.
¿Qué extraña sensación ha de ser la oportuna?
Intento convencerte, y sin embargo sé,
que ni siquiera pertenezco.

Conoces bien la razón que domina
lo hermético de mis palabras,
son el resultado de un fraude convincente,
escupido bajo incontables acciones
que hacen traspasar el límite impuesto
por los que siempre dijeron amar.

Cualquier acierto futuro
será una mala versión

de lo mucho que he intentado vivirte.


Pilar Molina.

lunes, 30 de noviembre de 2015

IMPACIENTE

                                          Cristina Ramos Armiñana, "Picasso (copia)".




Mañana te besaré los ojos,
impaciente,
como hiciera ayer.

Delante de mí, habrá un camino plagado
de sonrisas y cuentas pendientes.
Tu voz nacerá de nuevo
para recrearse ante la palabra cierta
a modo de pequeño tributo
por cada lágrima que permaneció en el aire.

Brotaron bajo mis pies
repentinas formas de entender lo nuestro
como si todo hubiese estado en su lugar
antes de ser mundo y destino.

Me acuno hasta quedarnos dormidos,
dentro de ese mismo sueño te enseñaré
la misma sangre que habla de ti,
de la luz que besa por nosotros
cada vez que nos quedamos a oscuras.

Mañana me besarás los ojos,
impaciente,

como hicieras ayer.

Pilar Molina.



Gracias a Cris por dejarme uno de sus cuadros para mi poema.

sábado, 21 de noviembre de 2015

YO TAMBIÉN

                       Paul Cezanne "Portrait of Gustave Geffroy, 1895. Colección privada, París.




Hay poetas que malviven en pisos de treinta metros,
algunos tienen perro y otros no,
dependiendo del grado
de soledad que ofrezca su calendario.
La mayoría fueron jóvenes incomprendidos,
víctimas de lunes que se llevan por dentro.
-Nada deja peor sabor de boca
que un desengaño a los dieciséis-.

Manuel, nuestro poeta de hoy, observa con detenimiento
al jubilado que cada mañana compra el periódico
en el quiosco de la esquina.
Al buenazo de Tomás, el carnicero,
a Rebeca, Dolores y María, las simpáticas fruteras
de la Plaza Mayor. Los estudia, para después,
colocar sus vidas en el fondo de un verso, ellos no lo saben,
ni siquiera se imaginan que serán los únicos protagonistas.
Interesante, ¿no creéis?

Su poema no quiere hablar solo de amores, o nucas, o espaldas,
su poema quiere contar historias sobre lugares que existen.
Historias de mujeres y hombres que levantan el ánimo
a pesar de los malos tragos que depara la vida.
Solo quería formar parte, a su manera,
de ese pequeño mundo de frases hechas
y saludos por rutina.


Yo sé, que los poetas mienten a diario,
pero también sé, -palabra de incansable lectora-
que nos enseñan la forma más cotidiana

de cómo descubrir un paraíso.


Pilar Molina.

martes, 10 de noviembre de 2015

EL ÚLTIMO VERSO

                                            Amedeo Modigliani, "Nu couché", 1917.


Me recuerdas que existo
al borrar la forma de tu sombra
con mis manos.

Todo puede llegar a sentirse
de un modo indiferente,
el frío impasible bajo los huesos,
la forma en que brota la hierba
tras una noche de escasa lluvia,
tú,
y el saludable hecho de temblar
si el ánimo se entretiene.

Hoy que chirrían los dientes,
intento sin éxito
convencer al mundo
de un propósito extraño.
Cada uno de los espacios
que acompañan mi huida,
desprenden con sumo cuidado
ese olor a brea
tan característico en ti.

Contempla ya de cerca
el inevitable esfuerzo
que me precede,
no soy tan distinto
al loco aquel que entregó su cordura

bajo el sonido del último verso.

Pilar Molina.

jueves, 22 de octubre de 2015

LA ESPERA

            Johannes Vermeer, "Dama en amarillo escribiendo", 1665. Galeria Nacional, Washington.



Y la palabra se agita dulcemente en la oscuridad,
en su paz brillante, hecha de mimo y sal.
Podría abrirse ante mí
de la misma forma que un niño
abre sus labios ante la vida,
de forma casi irreal,
apenas impuesta.

Hubiera querido reprocharle
tantas noches de extinto diálogo,
trazar una línea de sangre
entre su boca y la mía, para así,
rozar con la yema de los dedos
esta justicia poética
hecha de vértigo y amor.

La palabra en mi memoria,
la palabra que en tu voz suave se queja;
por un segundo,
parece aproximarse a mi pensamiento,
por un solo segundo,
mi voz escrita,

la espera…


Pilar Molina

martes, 13 de octubre de 2015

INNUMERABLES PECADOS

                                    Rafael Canogar, "Personaje nº 12", 1962, Colección del autor.


Apenas un segundo después
de mi último poema,
puedo encontrar el verdadero significado
a tus innumerables pecados.

Invento un falso discurso
cuyo título no se encuentra
en los mapas.
Nunca supiste ver
la espuela de mi dócil apetito.

En los ojos se esconde
el verde presentimiento
de puertas y ventanas,
recuerda que solo el aire inmóvil
puede sujetar este silencioso fuego.

Intento esculpir cipreses
en el ángulo de tus labios.
Mi mano siempre vivaz,
procura romper la noche contra el día,
hasta cubrir nuestras lanzas
con el llanto de torpes calaveras.

¡Qué sencilla es la muerte
cuando te encuentras adormecido por la vida!

No podré contener la sangre y su latido,
el gélido fierro de la horca
oprime irremediable mi garganta.

Pilar Molina.

jueves, 1 de octubre de 2015

ONCE Y SEIS




Las estaciones de tren huelen a bancos y a parque,
a días en los que me gustaría mirarte hasta que mi frente
se bajara por cansancio. Las cosas que yo hago y vivo
me siguen hasta este paraíso de cafeterías
y puntos de encuentro, inventando nuevas
maneras de vivir acordes con esta historia.

Porque todos los semáforos siguen en verde,
porque el taxista de la coleta nos cobra quince
céntimos de menos por nuestra simpatía, porque
los bares, los mercados y esta mirada a cámara lenta,
nos proponen construir frases sobre cómo aflojarte
con un beso las heridas de la piel.

Digamos que te quedas a solas conmigo,
y que por un momento, desaparece de nuestra
mente la cordura; digamos que te toco y me tocas,
que respiras y sentimos, digamos que todo va bien.

Desconozco si saldremos intactos de este sueño
que inventamos, tal vez, solo se viva por un rato
el juego del hombre gris y la princesa despeinada.
He mirado mi reflejo en las santas leyes de tu encanto,
no puedo más que caminar despacio entre tus piernas,
quiero quedarme, sí, quiero quedarme, hasta que
la estación y el banco y el parque se conviertan

en alguna posibilidad de vuelta.


Pilar Molina.


Poema finalista en el certamen poético "Poeta de Cabra" 2015.

martes, 15 de septiembre de 2015

NO ES JUSTA LA EXISTENCIA

                     William Bouguereau, "Dante y Virgilio en el infierno", 1850. Museo Orsay, París.





Hoy no pueden escupir las violetas
su aroma a primera vez.

Tú que creíste en el acto sorprendido
otorga un punto de ineficacia
a este gesto apenas extraño.

Ya empieza a escucharse poesía
en barras de bar y esquinas abiertas
donde la miseria es disfrutada
p
o
c
o

a

p
o
c
o                                       
en un hombre sin labios,
enfurecido
por el simple hecho de encontrarse.

Sestea tus manos en la frente,
haz que resucite
muriendo de nuevo,
continúa sorprendiéndome
a través de esta tranquilidad
domada en su justa medida.

Amanece,
y así, el único pilar
de esta habitación
extrañamente incómoda,
sonreirá forzado
bajo un cielo
de estrellas ambiguas.


Tú,
entonces,

imagíname ahora.


Pilar Molina.

jueves, 27 de agosto de 2015

UN HERMOSO VACÍO

                                              Antonio López García, "El teléfono", 1963.


UN HERMOSO VACÍO
                                                                     La aurora nos unió sobre la cama,
                                                                                           las bocas puestas sobre el chorro helado
                                                                                         de una sangre sin fin que se derrama.
                                                                                                   Federico García Lorca.           


Como cuerpos adormecidos
entre glaciares y un cielo lejano,
se fuerza cada mínima sonrisa.

Son héroes borrándose a la sombra
en una misma podredumbre,
en sus ojos
el furor que apenas se nombra,
sobre las manos
aquel veneno dispuesto
en ayuda de tristezas.

Aún se sienten libres
al despertar entre secos zarzales,
repiten palabras cubiertas
de sangre y metal,
ocupando una misma locura
con gusto fúnebre y seco.

Puede que la claridad
sea perezosa,
puede que hasta sus cristales
se empañen de tanta ternura a medias.

Ser maldito no significa nada.
Si algún mínimo encanto
es capaz de seducir
lo que en ellos se recrea,
no han de buscarse excusas.

El amor vuelve a componer
lo que para nadie,

fue ardiente claridad.


Pilar Molina.


Poema finalista en el 1ER. CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA AIRES DE LIBERTAD 2015.



lunes, 17 de agosto de 2015

NO ES SIMPLEMENTE

                  Edward Hoper, "Starway", 1919. The Whitney Museum of American, New York.




Perdí de nuevo entre mis libros
tus inconfundibles ratos de drama.

Cuando arrodillo la culpa
ante los afamados padres del limbo
suelo reclamar piedad para con ella,
tal vez de esta forma
logre disuadir su incansable eco
que acompaña sin reparos
el sinuoso gesto de tu escote.

Existen en mí
más olvidos que experiencias,
aunque intento seguir con interés
el incesante honor del poeta elegido.

No conoces ni de cerca
los falsos cumplidos
que la gente procesa a tu persona.
Cada ojo anónimo
fija su ignorancia
bajo malolientes ataúdes,
observan con ansia feroz
un despojado cuerpo menos vivo que muerto.

Devorad estos huesos.
Convertid mis poemas en carroña.
Sabed que el amor no es simplemente beso,
puesto que la esencia del mismo
reside en el dolor y la lágrima.


Pilar Molina.

domingo, 2 de agosto de 2015

LLEVA LOS PIES DESNUDOS

                                                     Chagall, "El músico". 1912-1913.



No existe la luz
si no quiero encontrarme.

Recuerdo con cierta frecuencia
cuando solía entrar en mí
para poder recrear
el dulce sabor de victorias perdidas.

Aún es de noche,
lo presiento.

Si quisiera aprender ahora mismo
de la técnica con la que mataba mis sentidos
podría hacerlo sin que temblara el pulso.

Tuve mis brazos a tu servicio,
hubiese destripado a mil vientos
si tu voz ardiera en lo altísimo,
pero es triste el final presagiado
por los de eterna mirada.

Me quedé sin luz en las espaldas,
y solo tú,

sabes el motivo de tal vil desventura.


Pilar Molina.

viernes, 24 de julio de 2015

LLENANDO DE

             Joaquín Agrasot, "Caserío abandonado", antes de 1892. Colección particular, Málaga.



Malherido,
soy víctima de un monótono desprecio.

El día transcurre perniciosamente oscuro
al llenar de gritos su pronta madrugada.

“Son del amor desesperado”,
hiel,
sangre y garganta,
el eterno reposo de mi dulce soneto.

Y solo pretendo abrazar los pies a nuestra cintura,
disfrutar de cada centímetro examinado.

Un par de susurros me incitan a ti
a descansar bajo paisajes de brisa y encanto,
pues no me amo
ni me sueño
ni me rindo,
donde yace secreta la tímida voz

de una dalia marchita.

Pilar Molina

martes, 14 de julio de 2015

Y SI NO LO SABES

                   Peter Paul Rubens, "La muerte de Adonis", 1614. The Israel Museum, Jerusalem.



Observo al silencio
que todo lo sabe y todo lo ignora.

Me gusta cerrar los ojos
cuando respiras,
escuchar las cosas que no dices
para después,
entretenerme a solas.

Tú mismo me hiciste creer en la palabra,
en el encanto que sin querer encierra,
en aires abiertos,
en este abrazo acostumbrado.

Así como eres,
como estás ahora,
así te quiero,
te quiero porque esta pureza
se hizo presente,
te quiero por ti y por mí,
por el amor que nos domina.

De raíz y sangre están hechos los poemas,
poemas que sin saberlo
cuentan nuestra historia,
una historia que nadie ve

por el simple hecho de existir.

Pilar Molina.

lunes, 6 de julio de 2015

NO CONOCE EL SUEÑO

                                             Rafael Piedehierro Holguera, "Los protegidos IV".



     ¿Cómo poder dormir, mientras que tú tiritas
         en el rincón más triste de mi cuarto?
                                                                                                              Jaime Gil de Biedma



Visto de amarillo,
como un lápiz recién pintado.
Supongo que comprenderás
la forma de esta accidental retórica
capaz de odiar al mundo en tu nombre.

Solo yo puedo escribir
atrapado en el vello de tus axilas,
tienes ese inconfundible olor
a poema hambriento,
su arte, divide esta culpa
en pos de amantes
cuya única sabiduría
se basa en ser testigo
de lo que no importa.

Y he despreciado canciones
de las que ya no te hablo,
de las que gusta escuchar
mientras nos cortamos el pelo,
¿Te acuerdas cuando solo a veces
eras mía?

Ya no has de controlar el pisapapeles
que tan a menudo frecuento, sus palabras,
son las de un poeta en reposo
sujeto a una distancia medida
en pirámides de oro y hombres hambrientos.

Ahora que vuelves a mí,
los monstruos han crecido,
deberías darme las buenas noches
por última vez…


Pilar Molina


                                                                                        


sábado, 20 de junio de 2015

EN EL JUSTO SENTIDO

            Antonio Allegri da Correggio, Ío y Zeus, 1531-1532, Museo de Historia del Arte de Viena.



                                                        Pero tan solo a mí, a través de edificios en llamas,
                                                              me sacarán en andas las prostitutas como a efigie sagrada,
                                                              y me mostrarán a Dios en su descargo.
                                                                                                                         Vladimir Maiakovski



Que inventes un poema y,
muera por volver
a su lado.

Que yo te busque
en otros caminos y,
bajo las honduras
del encuentro
este amor sobreviva.

Que rotos de pronto,
una luz provoque
nuestra huella y,
sintamos los años
reducirse en cada espalda.

Que sea o tú no seas,
que fijes un punto
de encuentro y,
de nuevo me sonrías.

Más viva aún que antes
y con toda la certeza,
serás en mí, poesía;
serás,
en la vida misma.  


Pilar Molina

sábado, 13 de junio de 2015

CUANDO YO TE HABÍA

                                  Marc Chagall, "El circo azul", 1950-1952. Museo Thyssen, Madrid.



Tres gotas de agua,
el ruido de una máquina de coser
y ese gesto tan tuyo.

Es fácil tenernos piedad
pues eres más mía que yo mismo,
más memoria que materia,
más imagen que distancia y verso.

Qué sensación
poder respirarte
a cada momento,
qué acto de rebeldía
poder tocarnos
a través de oraciones
y ojos cerrados,
eres aire en días de verano,
eso eres
cuando otros intentan escribirte.

Continúas siendo en mí
pura, silenciosa, y si no lo ves
dame cualquier manera de burlar mi existencia,
frases convictas de un solo día,
un poema que trate de mí sin darme cuenta,
verdades que hagan tuya esta página.

Supongo que comprenderás
la forma misteriosa de mi amor,
¿amor?,
 no,
a gente como yo
le asusta esa palabra,
es demasiado cálida
demasiado imperial y misteriosa.

No sé cómo definir lo que nos une,
eres infinitamente más hermosa

que cualquier explicación.

Pilar Molina.