jueves, 27 de agosto de 2015

UN HERMOSO VACÍO

                                              Antonio López García, "El teléfono", 1963.


UN HERMOSO VACÍO
                                                                     La aurora nos unió sobre la cama,
                                                                                           las bocas puestas sobre el chorro helado
                                                                                         de una sangre sin fin que se derrama.
                                                                                                   Federico García Lorca.           


Como cuerpos adormecidos
entre glaciares y un cielo lejano,
se fuerza cada mínima sonrisa.

Son héroes borrándose a la sombra
en una misma podredumbre,
en sus ojos
el furor que apenas se nombra,
sobre las manos
aquel veneno dispuesto
en ayuda de tristezas.

Aún se sienten libres
al despertar entre secos zarzales,
repiten palabras cubiertas
de sangre y metal,
ocupando una misma locura
con gusto fúnebre y seco.

Puede que la claridad
sea perezosa,
puede que hasta sus cristales
se empañen de tanta ternura a medias.

Ser maldito no significa nada.
Si algún mínimo encanto
es capaz de seducir
lo que en ellos se recrea,
no han de buscarse excusas.

El amor vuelve a componer
lo que para nadie,

fue ardiente claridad.


Pilar Molina.


Poema finalista en el 1ER. CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA AIRES DE LIBERTAD 2015.