viernes, 19 de agosto de 2016

DE PATRIAS Y BANDERAS

                                                                     "Ellos"



Se supone que formo parte de un país con derechos,
donde la gente camina libre por las calles,
donde sus fachadas y parques
son testigos indirectos de historias anónimas.

Se supone que los médicos ejercen por vocación,
que los de menos recursos podrán, en un futuro,
convertirse en profesores, arquitectos,
ingenieros, directores de cine
o poetas si así lo prefieren.

¿Dónde está la sensibilidad de los que velan?

Esta democracia vencida…

Debates absurdos sobre
quién hizo más que quien,
un futuro en manos de trescientos cincuenta
licenciados en mierdas sociales.

Tuvimos un pasado, un pasado del que aún hoy
me avergüenzo. No escucho ningún perdón
por cada imagen moribunda en campos de tiro,
por tantas madres, hermanas e hijas encarceladas.

Por aquellos niños sin leche ni pecho,
por Lorca, Hernández y tantos otros;
aún hoy, no escucho el dolor arrepentido
de los que apenas critican
su propio cuaderno de historia.

Putas y mártires de una sociedad envenenada,
aquellas cunetas son testigos de tu silencio y el mío.
En lo que a mí respecta,
continuará la ilusión por llenar de soles una plaza,
con manos, voz, abrazos e ideas nuevas.

Quiero un país donde nuestros hijos
cumplan sus deseos.
Se supone que somos libres,
libres para pensar en las palabras
y en su misterio.

Todo lo supongo, todo lo supones,
supongamos pues,

una España en libertad.

Pilar Molina.

lunes, 8 de agosto de 2016

YO QUE SOY

                          Tiziano, "Diana y Calisto", 1556-1559. Galería Nacional de Escocia.





A menudo te pienso ante la dulce palidez
de unas manos.

Cuando el aire acaricia mi nuca,
puedo llegar a sentir
el hormigueo que oculta
tan insólita pose.

Quiero estar en vida,
solo así podré ganarme
el derecho a existir
sin decirte apenas nada.

Y sin embargo,
muero
entre un todo y tú,
tumbado en aquel rincón
donde golpeamos nuestro pecho.

Yo,
poéticamente perseguido,
limo con facilidad
las esquinas de un soneto.

Quiero estar en vida,
aunque eso conlleve

una diferente indiferencia.

Pilar Molina