martes, 22 de marzo de 2016

DEL EXTREMO, LA FUERZA

                                                            Jesús Nazareno, Alzira.





Quiero quedarme en la espiga de su sombra,
dulce perfume de miel y soneto.

El silencio más conforme,
dará equilibrio a esta lágrima
hecha de amor y agonía.

Mi voz,
serena y firme,
proclamará cielos de verano,
ocasos que bajo almendros despiertan.

¡Cómo me pierdo bajo la grieta
de sus mejillas!

Y yo quiero quedarme en la espiga de su sombra,
porque donde Él permanezca,

habitará mi aliento.


Pilar Molina


lunes, 14 de marzo de 2016

XXI







Dejé de intentarlo.

La imagen de un niño contra las vallas
descubre en mí un nuevo modo de vergüenza.

El hombre ya no es pueblo,
ni boca, ni libertad,
solo un pez podrido
que se muerde la cola
atravesándome de frente.

La luz le observa,
inmóvil,
abierta bajo mis tripas.

Tiene demasiado limpio el cuerpo,
el azul, su frente,
un secreto profundo abierto al rosal.

Yo resisto a la madrugada

y al aire que le convierte en paloma.

Pilar Molina.

jueves, 10 de marzo de 2016

PORFÍA

                 Antonio López García, "Los Novios", Siglo XX, Transvanguardia/Figuración.




Hay un regreso dormido en las calles
sobre el tono gris de las baldosas,
acostumbra a seguir como está
pareciendo inédito a través
de cada costumbre.

Y mientras observas aquel amanecer
que te prohibiste a ti mismo,
la vida continúa en su empeño
de romper ese hilo conductor
que se esconde tras la palabra.

No es culpa de los versos a medias,
estás dedicándote a ellos
más de lo necesario;
respira, ahora que nadie
ambiciona conocer
tu grado de sensibilidad.

Eres uno de esos poetas muertos
que creen saberlo todo:
El apetito de la conquista,
el favor de la verdad,
la torpe impaciencia de esta pregunta,
e incluso,

el eco de su última respuesta.

Pilar Molina.