jueves, 30 de octubre de 2014

DE LA VOZ Y EL SABER

            Caravaggio, " El martirio de Santa Úrsula",1610. Palacio Zevallos Stigliano, Nápoles.



No pretendo derramar sobre mis sienes
el inevitable transcurrir
de purificados ríos.
El preciso ser y su imprecisa idea,
quedaron fríamente descompuestos
ante la propia concepción de los latidos.

Aún así,
intentaré no llegar tarde
al áspero beso que finge ser línea
en la palma de tu mano.

Continuaré siendo en ti,
mística unión
entre universo y tiempo,
orgía de fiebre en el repleto vacío,
donde un fragmento
de corporizada inconsciencia,
pertenecerá irremediable
a cada instinto tan tuyo.

No ignoro lo acontecido,
continuaré intuyendo
el inagotable aplauso
de los bien narrados versos,
al esperar que tras un piadoso abrazo
el silencio sea convertido
en alas abiertas.


Pilar Molina

jueves, 16 de octubre de 2014

LOS TOPOS VELARÁN EL SUEÑO

                                                    Francesco Clemente, "Seed", 1991.



Escucho un ritmo casi poético.

Cuando mi boca se entretiene
el ánimo se vuelve pobre,
ciego y mudo,
me hace fuerte
ante el olvido de todos,
incluso ante ti.

Puede que algún día
por aburrimiento,
te cuente el rumor
que desnuda silencioso
el desorden de las ciudades.

Magnífica forma
de recordar nuestros paseos.

Si me buscas, te encontrarás
en una fiesta nocturna
llena de personas insolentes
y minutos enteros,
seré el único (si el viento cambia),
con la copa llena de gallos y veletas.

Sigue despertándote,
los topos velarán el sueño
mientras aúllo desnudo por las calles.


Pilar Molina


domingo, 5 de octubre de 2014

MOTIVOS

         Jean Auguste Dominique Ingres, "Ruggiero liberando a Angélica"1819.Louvre, París.


Tengo sobrados motivos
para inventar palabras nuevas
que me hablen de ti,
de la sonrisa que cada mañana
le concedes al mundo.

Eternos diálogos piden
aprovechar la cordura momentánea,
aquella que baila al compás
de nuestros cuerpos exactos.

Te he regalado la verdad absoluta,
he tenido que inventar nuevas excusas
hasta debértelo todo,
pero nada es suficiente, porque
ya no soy carne, ni boca, ni besos,
solo un esclavo más
ante la inagotable luz de tus ojos.

Te renuevas, caminas despacio
sin apenas rozar tus hombros
contra el aire.
Y no sé si quiero saber de ti,
de la silenciosa diferencia
entre humillación o pretexto,
ahora el presente es lo que apremia
deseando existir,
sin apenas, haber existido.


Pilar Molina.