viernes, 26 de septiembre de 2014

CUATRO DÍAS



En este punto de coronas laureadas,
respiro junto a la piel que cubre mis pulmones.

Una gaviota presenciaba desde la orilla nuestro beso.
Acudió para deshacer el abrazo mucho antes del mediodía
recordándonos a cada minuto,
el compás de las horas sobre tu vida y la mía.


Proclamé en vano
al hiriente filo que habita en tus ojos
-sueño de profundas alcantarillas-,
donde estatuas cubiertas de amianto
podrían asumir el protagonismo del aplauso.


Soy rana azul al recitar en el seno y la madrugada,
no existe amor en las sierpes del cólera
si tú impregnas con risa y alcohol
el tono de los ruiseñores.


Por tanto,
aunque ahora muriera,
lo haría conociéndote.

Pilar Molina.

martes, 23 de septiembre de 2014

TIERRA Y ALGO MÁS

                                    Las espigadoras. J.F. Millet. Museo d'Orsay, París. 1857.



   Nunca me dijeron que los pájaros
recogen sus alas mientras duermen.

Una juventud de paloma
y mediodía
escribirá un nuevo poema
sobre cualquier objeto agradable,
asustándose de nuevo
para volver a nacer
en horas de almohada.

Vosotros que renegáis
de mi soledad,
imaginad un riachuelo
bañado en reflejo contrario,
decidme si este cuerpo
casi abierto,
ha de ofrecer un aliento
sin respiro.

¡O tierra,
o búsqueda,
o suicidio!

Serás a través
de tu rostro ensangrentado
horizonte rojo y negro,
un conjunto de párpados claros
sin lengua ni garganta.

Dame sombra,
aire,
libertad y pueblos,
canciones heroicas
que agiten con bravura
un mar intenso,
dame esperanza viva
en diferentes formas y colores.      

Pilar Molina

miércoles, 17 de septiembre de 2014

LA CLARA RAÍZ DEL FRÍO

                      El naufragio del "Esperanza". C.D. Friedrich. Kunsthalle, Hamburgo. 1824.

Escucho el murmullo
de esta claridad sobrante,
sin quererlo,
se ha vuelto
jazmín marchito
en hoja que habla.

Esperé
el despertar de los pájaros
tras el hilo oscuro
y el rumor hecho grito,
no llegaron a cantar
bajo el pecho
ni en la fingida pared
de cristal y plomo
que con tanto empeño,
hiciste para mí.

¿Por qué duermes
en la clara
raíz del frío?
¿Acaso hueles
a la astuta muerte?

Yo no pretendí
encabezar batallas
con sangre
de los vivos,
yo solo quería
querer y quererte,
pintar los montes
de un violeta intenso
para poder disfrutar
del amargo laurel
en horas tardías.

Vuelvo a escuchar
su murmullo
al acariciar
dos cestas de trigo,
quisiera bordar
tu nombre en ellas
y sin embargo,
la nieve cae incesante
sobre los campos

cada mañana.


Pilar Molina.

jueves, 11 de septiembre de 2014

POR ENCIMA DE LA VIDA


                 Gustav Courbert, "The Beautiful Irish Girl", 1865. Nationalmuseum Stockholm.


Te quiero así,
con el aroma del trigo
enroscado en tu cintura,
libre y defendida por mil vientos
que eternos permanecen.

Cielo y razón,
al igual que la muerte misma,
te reclaman gritan y envenenan,
como una gracia florentina
empapada de miedo o amor.

Porque eres luz en noche caída,
yo esculpiré tu cuerpo
sin cataclismos ni ausencias,
pensando en esa verdad
que de pronto,
es clavada en mi pecho
con filo de espada.

De pasión ando servido,
de ganas y abrazo
se vestirán las amapolas,
no temas a menudo corazón,
pues tengo el firme propósito
de quererte más,

recreándome en los límites de tu sonrisa.


Pilar Molina

jueves, 4 de septiembre de 2014

UN VENCEDOR CONTEMPLA

                              Eugène de Lacroix, "La barca de Dante", 1822. Museo del Louvre, París.



El poeta es,
reflejo entreabierto,
un perfume consumado para la ocasión.

Se permite golpear desde fuera
el corazón de cada alcohólico
que aconseja tu sonrisa,
incluso se habla de orgullo,
mientras el enemigo finge
tumbarse sobre cierto sentimiento
de culpabilidad.

Esta noche el amante pensativo
ha de ser insufrible
y al mismo tiempo encantador,
te invitará a sueños más profundos
donde el pecho de una dócil culebra
tatúa bajo roca viva
once sílabas en sencillos sonetos.

Tus ojos verdes no lograrán aliviar el hastío,
ni siquiera los ojos del diablo,
astuto y virginal,
harán que olvide esta mezcla
de magníficos encantos.
Porque es tuyo todo aquello que me habita
intento bailar sin éxito en el hueco de los brazos,
imitándote,
respirándonos,
casi sintiéndome.


Pilar Molina.

lunes, 1 de septiembre de 2014

DESDE LO ALTO CONTEMPLO

              Anníbale Carracci, "Piedad", 1599. Museo Nazionale di Capodimonte. Nápoles.



El beso ya es beso
incluso antes de escribirlo.

Realmente
fue una delicia
encontrar nuestros pies
bajo la sábana,
acomodarme a tu vera
y sentir cómo latías.

Después de todo;
¡qué complicado es morir
para vivir de nuevo!

Ayer sin ir más lejos,
todas mis intuiciones
se volvieron permiso,
permiso sobre tus hombros,
sin pretextos ni promesas.

Y no te acabaré
aunque tú me lo pidas,
porque el beso
ya era beso vida mía,
incluso antes
que tú lo escribieras.




Pilar Molina.