miércoles, 27 de agosto de 2014

DIÁLOGO CONSTANTE

                           Rapto de las hijas de Leucipo. P.P. Rubens. Pinacoteca de Munich. 1617.



Pretendí esperar
una sola muestra de cariño,
algo inservible entre los dos
que guiara este paso lleno de júbilo.

Yo soy el que te quiere suya,
el que te exige
cuando tamborilea
el sol tras los cristales.

¡Ven amante ingrata!
Acude entre restos
de misterio y encanto,
esbelta, sonriente,
casi de luto.

Te quiero así,
por cualquiera,
apenas mía.

Pilar Molina

lunes, 18 de agosto de 2014

UN PEQUEÑO ESPACIO EN BLANCO

                                              Rafael Piedehierro Holguera. Serie de Collages.



UN PEQUEÑO ESPACIO EN BLANCO

                                                            Sí, tu niñez: ya fábula de fuentes.
                                                            El tren y la mujer que llena el cielo.
                                                                Federico García Lorca.
                                                                (Poeta en Nueva York)


Insisto en preguntarte si me quieres
y el gozo se descontenta
tras el silencio.

Insisto,
porque la respuesta
se inscribe en un contorno irrevocable.

¿Será capaz de calmarse
esta ansia
que palpita?

Y vuelvo a preguntarte si me quieres,
y tú, fiel a los límites del día
disimulas al cumplirse nuestro beso.

Este amor, de algún modo,
seguirá viviéndose
a través de un mundo frágil.

Muerta o con aliento,
“tu respuesta se hará palabra”
bajo glorias que de cerca alcanzo.

¡Cómo no habría de quererte
si por seguir el rastro de tu nombre
mi cariño se hace sangre!




 Pilar Molina.

jueves, 14 de agosto de 2014

LA IMPORTANCIA DE LOS PRÓLOGOS

                                                             Rafael Piedehierro Holguera


Nadie puede pretender ser de otro
aunque lo intente.

Al volver sobre mis pasos
deshice el camino que lleva a tus ojos.
Anuncié a través de esquelas
el flamante cargo como miembro de honor
en tan pancreática historia.

Si al hablarte no entendiera
habré de conseguir
una guía para sordos.
Comentaron mis vecinas,
que viene como regalo al leer el prólogo                                  
del flamante libro publicado por Manuel,
el nuevo poeta del barrio.

Entre vítores, mi madre me esperaba,
contándome sin rodeos
que nuestro gato murió hace tres días.
En ese preciso momento es cuando escribí
sin márgenes, ni comas, ni acentos
la obra maestra del fingido fingimiento.

El seducido necesita ser engañado
para seguir soportándose.
- Además de serlo tienes que aparentarlo –
decía mirando un reloj de bolsillo
el joven mago con disfraz de conejo.
                       
Y fue allí,
en aquel escenario de segunda categoría
entre equilibristas
y encantadores de serpientes
donde yo,
queriéndolo,
te besé los párpados.

Pilar Molina.






martes, 5 de agosto de 2014

POEMA DE ENTRE SEMANA


                                           Sin título, Keith Haring, 1985. Colección particular.


Escondí todas mis medallas en un cajón.
Ahora me dedico al provinciano juego de la petanca,
dice mi compañero Paco
que es la mejor terapia para aliviar el pecho
de incómodas tristezas.

Sabes de sobra
que nací contra mi voluntad
en esta calle de rincones envenenados,
donde el carmín de las paredes
no es de hoy
y existe una necesidad continua
de acudir al auto-escarnio.

Dime tú
si continúo estando en vida,
si los huevos con chorizo
siguen comiéndose con dedos y pan,
si advertiste en mí,
una decantación hacia el desorden.

Tengo una idea que proponerte:
riámonos de los fogosos aros
que adornan la poesía romántica,
salpicándolos de mierda
para que huelan a exquisita realidad.

Nadie de los que están
esperan con ganas la noche,
ni siquiera tú.
Y sin embargo,
mis dedos mueren
por ser los primeros en tocar tu ombligo.

Pilar Molina