lunes, 18 de enero de 2016

MUY RARAMENTE

                                  MaximilieLuce, "Mañana. Interior", 1858-1941. Nueva York.



A pocos metros de la madurez,
consumo mi sentido del ejemplo
al besar en voz baja
la humedad de estas paredes
que sin querer me rodean.

Retirado por los años, soy incapaz
de asistir a tu imagen obsesiva,
hablo conmigo mismo sin obtener
sonrisas vírgenes que apacigüen
el entrar de la mañana.

Por vez primera,
sujeto con cintas rosadas
un pequeño ramo de jacintos,
el verso se conmueve
ante tanta belleza,
pues con él, quedan escondidos
la juventud del beso

y el ímpetu de un nuevo asombro.

Pilar Molina.