lunes, 26 de diciembre de 2016

V E R S O

                                Paul Cezanne: "El beso de la musa", 1860. Museo de Orsay, París.


V
Ahora entiendo el vínculo
entre el hombre que escribe
y el hombre que muere.
Ahora que te silencias en mí
como la luz refugiada
en los sótanos.

E
Para conocer la forma
de un poeta se ha de buscar
el amor del aire:
símbolo de intensidad
contra pausas y roces ligeros.

R
Esta imagen, - la suya-,
se eterniza en mi memoria
a través de un muro insomne,
terriblemente impuro.

S
Nada impide la vulgaridad,
la observo en cada cuerpo…  
bajo la sombra aún tibia
de la luz y las violetas.

O
Enciende mi rostro
con su noche confundido,
para así sembrarlo

de pasión y llagas.


Pilar Molina

martes, 8 de noviembre de 2016

EQUILIBRIO





Existe una luz inmoble
bajo la sombra azul de los naranjos.

Futuros pretéritos
escuchan mi voz,
mientras la brújula de tus senos
se propaga como polvo inanimado
reconocible todavía.

Adelanto cada hora
ignorando el momento
que me obliga a morir
en el hueco de tu espalda.

Y recitas mis poemas
donde yo descanso,
donde es posible escuchar

las cigarras en invierno.

Pilar Molina

martes, 18 de octubre de 2016

JULIAN AND SANDY

                                                            Rene Capone, "Touch".



                                                                                                            Así por cada instante
                                                                                                          De goce, el precio está pagado:
                                                                                                         Este infierno de angustia y de deseo.
                                                                                                                Luis Cernuda


Cualquier tiempo está hecho de pequeños detalles,
verbos indecisos de lo que son mis actos.
Sintiéndome vivido, satisfecho de haber tocado
lo que no pude cifrar.

Sin celos de ausencia. Sin costumbres
que me acerquen al color de sus ojos…

Y en ascensos alegres me descubro.
Al inventar nombres que pretenden borrar
aquella voz que apenas llega. Perfección imposible
ante un cúmulo de logros que se amontonan
en cada espacio del pecho.

Sin celos, me contradigo. Sin costumbres.
Perdido en mí mismo.        

Lo veo de nuevo, siempre con la mano
tendida, igual de perfecto.
No sé cómo definir toda la verdad. No es solo un hombre,
no es tan solo un comienzo. Más altos que
las paredes y el suelo son la visión y el abrazo,
la juventud del día y la noche.

Sin celos, el río corre a bocanadas.
Sin costumbres. Pienso en la palabra que le nombra.

La respuesta a su compañía
es visiblemente incontrolable.



Pilar Molina


Julian and Sandy: En 1960 la radio BBC, decidió incluir dos nuevos personajes en su popular show. No fueron los primeros intérpretes homosexuales que retrató la radio, pero sí, los primeros en utilizar el "polari" (una especie de lenguaje secreto en el mundo gay). Siendo un completo éxito en cada tarde de domingo.

viernes, 23 de septiembre de 2016

ALEGORÍA

                        Bronzino, "Alegoría con Venus y Cupido". 1540-1550. National Gallery, Londres.



Más que el arrebato sentimental del que alardeo
cuando me tocas, predomina esta pose desocupada
hecha de un gesto mortal.

Qué extraño, cuando protegiendo tus piernas
quedo rendido ante sus últimas canciones.

Reapareces para crecer ante la historia
que nunca entendió de jardines y plazas.
El práctico sabor de tu cuerpo,
menudo, decidido, me hace no sentir el peso
de luces coronadas que se apoyan sin querer
en mi guantera.

Quedas impecablemente desnuda,
al otro lado del momento,
sin tiempo para habitaciones separadas
ni sexos jóvenes que humanicen
nuestro pulso menos vivo.

Nunca he temido a los dioses, y de pronto,
un resplandor medio lleno me devuelve a los pasillos,
aquellos que aguardan
el sentido de esta ocasión casi civilizada.

Ni preguntar. Ni preguntarte.
Ni poner los pies bajo la tierra.
La tarde es otra cosa, eres tú…,
entre yeso y auténticos brazos de viento.


 Pilar Molina

viernes, 19 de agosto de 2016

DE PATRIAS Y BANDERAS

                                                                     "Ellos"



Se supone que formo parte de un país con derechos,
donde la gente camina libre por las calles,
donde sus fachadas y parques
son testigos indirectos de historias anónimas.

Se supone que los médicos ejercen por vocación,
que los de menos recursos podrán, en un futuro,
convertirse en profesores, arquitectos,
ingenieros, directores de cine
o poetas si así lo prefieren.

¿Dónde está la sensibilidad de los que velan?

Esta democracia vencida…

Debates absurdos sobre
quién hizo más que quien,
un futuro en manos de trescientos cincuenta
licenciados en mierdas sociales.

Tuvimos un pasado, un pasado del que aún hoy
me avergüenzo. No escucho ningún perdón
por cada imagen moribunda en campos de tiro,
por tantas madres, hermanas e hijas encarceladas.

Por aquellos niños sin leche ni pecho,
por Lorca, Hernández y tantos otros;
aún hoy, no escucho el dolor arrepentido
de los que apenas critican
su propio cuaderno de historia.

Putas y mártires de una sociedad envenenada,
aquellas cunetas son testigos de tu silencio y el mío.
En lo que a mí respecta,
continuará la ilusión por llenar de soles una plaza,
con manos, voz, abrazos e ideas nuevas.

Quiero un país donde nuestros hijos
cumplan sus deseos.
Se supone que somos libres,
libres para pensar en las palabras
y en su misterio.

Todo lo supongo, todo lo supones,
supongamos pues,

una España en libertad.

Pilar Molina.

lunes, 8 de agosto de 2016

YO QUE SOY

                          Tiziano, "Diana y Calisto", 1556-1559. Galería Nacional de Escocia.





A menudo te pienso ante la dulce palidez
de unas manos.

Cuando el aire acaricia mi nuca,
puedo llegar a sentir
el hormigueo que oculta
tan insólita pose.

Quiero estar en vida,
solo así podré ganarme
el derecho a existir
sin decirte apenas nada.

Y sin embargo,
muero
entre un todo y tú,
tumbado en aquel rincón
donde golpeamos nuestro pecho.

Yo,
poéticamente perseguido,
limo con facilidad
las esquinas de un soneto.

Quiero estar en vida,
aunque eso conlleve

una diferente indiferencia.

Pilar Molina

sábado, 2 de julio de 2016

SI PUDIERA DEFINIRTE

                                       Edvard Munch, " Amor y dolor", 1895. Museet, Oslo.



No me quieras, pero hazlo despacio.

La rosa duerme si es motivo de conciliación,
fingida frontera entre colores antiguos, vida
 y este deseo.

El que es como un dios entre mis pasos,
el que da más torpezas que límites
al saber contenerse.
Nada espera, aunque odio y amor
sin descanso le buscan.

Tiene más de un alma, nadie lo sabe,
y si lo mucho es razón para pensar
en lo que sí existe,
será empeño y suerte, íntimo destino
bajo el viento que no cesa.

Niégame todo hecho absurdo
porque hacia el frío de los ángeles
se dirige el eco de mi palabra.

Bien podría mirarte con los ojos abiertos,
estar irremediablemente desesperada,
bien podría quedarme en silencio
para ser más fuerte y más útil
que la verdad y la mentira.

En mí acaba tu pensamiento.

Que la belleza es necesaria,
pero más necesaria es la verdad sobre la tierra,
la forma de la juventud,
y la respiras y de repente te das cuenta.

Continúa negándome todo absurdo,
todo cuanto está olvidado.

No queramos,
no, no nos queramos,
pero hagámoslo, si quieres,

hagámoslo despacio.


Pilar Molina

martes, 14 de junio de 2016

DONDE LA INOCENCIA HABITA

 
                                                                    EVAROWSE


“Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara”.      
                                                                                                  Pablo Neruda
                                                                                        


Paula tiene quince años.

Cuando baja del tren
ya no hay luz en los vagones,
- ruego os acerquéis
para observarla-.
Ciertamente es una historia,
su sonido es real,
solo ella puede soportar
la incoherencia de los espinos.

Paula tiene quince años.

Congela su reflejo
tras el borde de un cristal,
estas manos sucias
le hacen imposible
mirarse de nuevo.
Soy solo eso,
dolor entre sus piernas,
no conoce a nadie,
ni siquiera me toca.

Paula tiene quince años.

Respiro tras el cinturón,
no encuentro el punto exacto
entre su boca y mi caída.
Hay perfumes tan fuertes,
el sonido, una lágrima, su aliento.
Dolor y agonía…
Un deleite infernal
que parece milagroso.
Este hastío invitándome
a seguir profanando
su piel blanca y fría.

Paula tiene quince años.

Nada puede compararse,
soy testigo de su fuerza,
quiere defenderse,
¡pretende defenderse!
A menudo da la vida.

De mi propio vacío
cubro su sombra,
silueta sin voz
bajo párpados
de inocencia desnuda.
Imaginad ahora,
sus ojos estuvieron aquí.
Yo la sigo.

Paula tenía quince años
y una pequeña luna de papel

entre sus dedos…


Pilar Molina

lunes, 30 de mayo de 2016

LIBERTAD

                                                        "Libertad", Faye Hall.



                                                                         Soy eso. Soy pensamiento o noche contenida.
                                                                          Bajo tu piel un sueño no se marcha
                                                                           un paisaje de corzas suspendido.
                                                                                     Vicente Aleixandre



Tú que me conoces,
y conocerse es ser
entre esperanza y sosiego
un punto exacto bajo multitudes
de palomas tardías.
Esta mirada más allá de la piedra,
fragante y cálida y repentina
amanece despacio entre riberas,
contemplando la realidad
en la que pronto se apagarán
las voces del sueño.
Hasta que no quede nada,
hasta que el momento esperado
nos ataque por sorpresa,
hasta que poco a poco
la calma vuelva a vestirse
de parpadeo y rendición.
Al menos, alguna vez, seré
pensamiento o noche contenida.

Pilar Molina

martes, 10 de mayo de 2016

A FEDERICO




Romance de gigantes y estampas de oro.

Un grito osó levantar dos tijeras en cruz
mientras la muerte entraba y salía,
inocente,
como recién empujada
por aquellos campos amarillos.

Su nombre ya no llora, sus gritos
ya no visten las uvas de piel seca.

Debajo del olor a pólvora
hay una gota de sangre,
pero no de luna,
ni de mejilla, ni de moneda…
Hay una gota de sangre
en el hueco de su boca,
ella quisiera volver a cantar
entre verdes jaleos y tararas
llenas de perfume.

¡Mañanas de soneto y gacela!

Quiéreme viento, quiéreme palabra,
como él quiso a la luna,
al poeta de barba blanca,
al junco y al espino.

Quiéreme como él quiso a los olivares,
a la cruz de fuego, al pintor y la saeta.

Dos grandes mares
y un collar de perlas,
¿no habéis visto cómo
de resonante y profunda es su herida?

Este nombre nació salpicado de lunares,
¡este nombre que se repite una y mil veces
en el hueco de mis manos!

Federico, ¡ay Federico!,
háblame sobre la arena,
entre ramilletes y besos.
Háblame, poeta,
pronuncia mi nombre
y serás el cielo más alto
que habite en mi memoria.

Pilar Molina


sábado, 7 de mayo de 2016

QUE MAÑANA AL DESPERTAR

                                       Pablo Picasso, "El sueño", 1932. Colección Privada, Las Vegas.


Puede que aparezca a tu lado
en cualquier momento.

La primera piel enseña dulces maneras
de cómo entrar en un sueño,
hasta el polvo de las mariposas
se convierte sin querer
en justo alboroto.

Nuestro mundo se quedó sin ropa,
descalzo de colas y viento,
donde una vez quisimos inventar sonidos
a cambio de nada.

Te sentí tan dentro,
esa sonrisa superviviente
cuidó el compromiso de morirse poco a poco
sin que nadie,
a pesar de mis ganas,
se diese cuenta.

Tres canciones de Sabina
y un par de secretos
fueron motivo suficiente
para olvidarse del azul de las perlas.
La necesidad de verte
llena de aire

cada despedida…


Pilar Molina

martes, 12 de abril de 2016

LO CONTRARIO

Antonello de Messina, "Cristo muerto sostenido por un ángel", 1475-1476. Museo del Prado, Madrid.


Cerca de mi último recurso
puedo llegar a conocer
lo que altera la tranquilidad.

El ritual se hace presente
e intuyo en qué se basa
su más que ensayado esquema:
una larga serie de secuencias
hechas con las manos
que la vida nos dio
y que ahora rompes
con tan precipitado esmero.

Tras el sollozo absurdo
que evidencia la mañana,
intento rellenar sin éxito
los silencios que provocas,
huyo de lo que sé cierto
deteniéndome ante los esfuerzos
que consideras inútiles.

No ser nada o serlo todo,
ahí reside la diferencia.

La mentira consiste
en un diálogo continuo
con la derrota,
elige seguir vivo
o continuar en lo impoluto
de una soledad que desespera.

Pilar Molina

martes, 22 de marzo de 2016

DEL EXTREMO, LA FUERZA

                                                            Jesús Nazareno, Alzira.





Quiero quedarme en la espiga de su sombra,
dulce perfume de miel y soneto.

El silencio más conforme,
dará equilibrio a esta lágrima
hecha de amor y agonía.

Mi voz,
serena y firme,
proclamará cielos de verano,
ocasos que bajo almendros despiertan.

¡Cómo me pierdo bajo la grieta
de sus mejillas!

Y yo quiero quedarme en la espiga de su sombra,
porque donde Él permanezca,

habitará mi aliento.


Pilar Molina


lunes, 14 de marzo de 2016

XXI







Dejé de intentarlo.

La imagen de un niño contra las vallas
descubre en mí un nuevo modo de vergüenza.

El hombre ya no es pueblo,
ni boca, ni libertad,
solo un pez podrido
que se muerde la cola
atravesándome de frente.

La luz le observa,
inmóvil,
abierta bajo mis tripas.

Tiene demasiado limpio el cuerpo,
el azul, su frente,
un secreto profundo abierto al rosal.

Yo resisto a la madrugada

y al aire que le convierte en paloma.

Pilar Molina.

jueves, 10 de marzo de 2016

PORFÍA

                 Antonio López García, "Los Novios", Siglo XX, Transvanguardia/Figuración.




Hay un regreso dormido en las calles
sobre el tono gris de las baldosas,
acostumbra a seguir como está
pareciendo inédito a través
de cada costumbre.

Y mientras observas aquel amanecer
que te prohibiste a ti mismo,
la vida continúa en su empeño
de romper ese hilo conductor
que se esconde tras la palabra.

No es culpa de los versos a medias,
estás dedicándote a ellos
más de lo necesario;
respira, ahora que nadie
ambiciona conocer
tu grado de sensibilidad.

Eres uno de esos poetas muertos
que creen saberlo todo:
El apetito de la conquista,
el favor de la verdad,
la torpe impaciencia de esta pregunta,
e incluso,

el eco de su última respuesta.

Pilar Molina.

lunes, 29 de febrero de 2016

LO PEDÍA EN VANO



                     Rubens, "El jardín del amor", 1630-1635. Museo del Prado, Madrid.





Sedas y viento pueden llegar
a convertirse en una misma cosa.
Cuando el lucero
cuenta a un alma enamorada
el motivo de soñar despierto,
esta llega a descubrir la ternura
que se ofrece tras una sonrisa.

Después de nuestra impaciencia
y justo antes del atardecer,
mis manos buscan desesperadas
el valor de un beso,
intentando descubrir el motivo
de un amor que responde ante “la voz dormida”.

Suave,
como rosas blancas
sobre una infinita distancia,
la mirada hacia los montes
espera con ímpetu su destino.

Con espléndidas sonrisas,
fluyen los primeros cuerpos
en el curso del agua,
dejando sobre ella,
el corazón de gráciles arrebatos
que conducen, sin remedio,
 a la más dulce locura.

Y yo aquí,
tras la furia y el más allá,

TE RUEGO.

Pilar Molina.