sábado, 13 de junio de 2015

CUANDO YO TE HABÍA

                                  Marc Chagall, "El circo azul", 1950-1952. Museo Thyssen, Madrid.



Tres gotas de agua,
el ruido de una máquina de coser
y ese gesto tan tuyo.

Es fácil tenernos piedad
pues eres más mía que yo mismo,
más memoria que materia,
más imagen que distancia y verso.

Qué sensación
poder respirarte
a cada momento,
qué acto de rebeldía
poder tocarnos
a través de oraciones
y ojos cerrados,
eres aire en días de verano,
eso eres
cuando otros intentan escribirte.

Continúas siendo en mí
pura, silenciosa, y si no lo ves
dame cualquier manera de burlar mi existencia,
frases convictas de un solo día,
un poema que trate de mí sin darme cuenta,
verdades que hagan tuya esta página.

Supongo que comprenderás
la forma misteriosa de mi amor,
¿amor?,
 no,
a gente como yo
le asusta esa palabra,
es demasiado cálida
demasiado imperial y misteriosa.

No sé cómo definir lo que nos une,
eres infinitamente más hermosa

que cualquier explicación.

Pilar Molina.