lunes, 20 de abril de 2015

CUANDO MANOS, O VOCES.

                         Enigmático. Colección A. Cahan. New York. USA. Obra de Joan Ponç.





Esta misma mañana
percibí de cerca
el suave balanceo
de una flor envenenada.

“La jodida musa”,
fiel al paseo matutino sobre mí,
levantó su delirante ramo
hasta el fondo de una vida sin anécdotas.

¿Sirve el mortal a una patria que llora?

Los días acechan sobre cuerpos tímidos
que artos de cantar con espadas
entre los dientes,
se abandonan en inesperadas
llamas de odio, esas que fingen
ser sonrisa en lo alto de sus manos.

De metales y miradas está hecha
la sangre del corazón.
Así es,

el sonido que golpea.

Pilar Molina.