viernes, 5 de diciembre de 2014

PUEDO VER DESDE AQUÍ

                        Andrea Mantegna, "Cristo muerto". Pinacoteca de Brera, 1457- 1501, Milán.




Puedo ver desde aquí
el dolor escondido.
Quisiera pedir al lugar que nunca ríe
algo en concreto,
aunque en la mayoría de sus ocasiones
se me escapan pensativos
el valor y la desgana.

Si palparas el silencio,
si por un solo momento
pudieras descubrir el valor
que muy pocas veces contemplo,
conocerías de cerca a mi “yo” más mío,
a ese que por miedo siento a solas.

Alrededor de ti
la imitación se vuelve indiferente.
Si he de mentir ahora
lo haré sin excusas,
no esperes un mínimo gesto,
ni siquiera una caricia a cara descubierta.

Y la pregunta incesante se recrea,
sin apenas contemplar
el triunfo del fracaso,
sin encontrar solución a lo que ya
desde siempre estuvo escrito.

Al final de todo,
me encuentro indiferente y cansado.
Apenas tengo fuerzas para descubrir el motivo
del porqué de esta miserable vida.
Y sin embargo,
sigo perdiéndome entre los abrazos

esos que un día, inventaste para mí.


Pilar Molina.