jueves, 16 de octubre de 2014

LOS TOPOS VELARÁN EL SUEÑO

                                                    Francesco Clemente, "Seed", 1991.



Escucho un ritmo casi poético.

Cuando mi boca se entretiene
el ánimo se vuelve pobre,
ciego y mudo,
me hace fuerte
ante el olvido de todos,
incluso ante ti.

Puede que algún día
por aburrimiento,
te cuente el rumor
que desnuda silencioso
el desorden de las ciudades.

Magnífica forma
de recordar nuestros paseos.

Si me buscas, te encontrarás
en una fiesta nocturna
llena de personas insolentes
y minutos enteros,
seré el único (si el viento cambia),
con la copa llena de gallos y veletas.

Sigue despertándote,
los topos velarán el sueño
mientras aúllo desnudo por las calles.


Pilar Molina