miércoles, 27 de agosto de 2014

DIÁLOGO CONSTANTE

                           Rapto de las hijas de Leucipo. P.P. Rubens. Pinacoteca de Munich. 1617.



Pretendí esperar
una sola muestra de cariño,
algo inservible entre los dos
que guiara este paso lleno de júbilo.

Yo soy el que te quiere suya,
el que te exige
cuando tamborilea
el sol tras los cristales.

¡Ven amante ingrata!
Acude entre restos
de misterio y encanto,
esbelta, sonriente,
casi de luto.

Te quiero así,
por cualquiera,
apenas mía.

Pilar Molina