jueves, 10 de julio de 2014

AHORA RECUERDO

                                               Pierre Bonnard. La siesta, 1908-1910.


AHORA RECUERDO

Escucho de lejos
el eco de aquella carencia
apenas inmóvil.

Después de las once
suelo quedarme a solas,
cansado por los motivos
más insignificantes,
pido ayuda
al naufragio que provoca
esta habitación ciega,
apenas con espacio.

¡Y continúas tan encantadora!

La frase que ofreces al mundo
tiene como resultado
un espectáculo único,
mientras el disparate
se empeña en acostarme
cada día más temprano.

No quiero asustarme del árbol
y su refrán,
ni de los bocetos cuadriculados
que recrean tu belleza,
solo quiero saborear lo que crece
bajo las uñas de la palabra,
ahí permaneces tú,
torpemente conforme.



Pilar Molina.