miércoles, 7 de mayo de 2014

ADMIRO

                                  La condición humana. RENÉ MAGRITTE. Galería Nacional, Whasington.


Admiro la transparencia que emana tu aliento
mientras descansa pobre y de rodillas
en los abruptos cauces de un lecho suntuoso.

Sonámbulas bocas
muerden la frente del más puro estiércol,
sin saber que su impenetrable rostro de cristal
ya no precisa el escupido reflejo de los ríos.

La inmortal égida protegió su curtida piel
desplazando con avidez el trémulo vértigo
hacia fértiles rebaños de sólida multitud.

Nada existe si el culpable del desorden
esconde los frascos y el veneno
tras la corte celestial de los besos.

Hazme ahora más incansable y duro.
Retuerce sobre la palma de tus manos
el eco que reposa destruido
bajo la matriz del alquitranado cielo.

Convierte en sublimes
mis ridículos gestos de loco.
No temas amor mío,
es mi manera de danzar
sobre la ignorancia de todos ellos.

Pilar Molina