miércoles, 26 de febrero de 2014

SÁBADOS POR LA MAÑANA

                             Retrato nocturno. LUCIEN FREUD. Colección particular, 1976-77.


Estamos solos,
podemos hacer el amor
sin miedo al enemigo.

No voy a leer poesía en la oscuridad,
intento seguir tu consejo,
aunque eso implique
abrir de piernas al pasado.

Mantén la calma,
estás demasiado ocupada
en las cosas que tienes que hacer
o hacerme.

La verdad es que el poeta
ha pensado de más,
le jode haberse enamorado
en la última pregunta.

¿Te gusta la música de fondo?

Creo que fallaron los propósitos.
No tengo un duro,
ni  susurro un estúpido “te quiero”
a la rubia que despierta en mi cama
los sábados por la mañana.

Ahora ya sabes cómo soy,
no tengo nada más que decirte.
Este poema trata de ti y de mí
de la sucia manera en que nos besamos.