jueves, 6 de febrero de 2014

AÑO 36

                          Francisco de Goya, "El Tres de Mayo", 1813-1814. Museo del Prado,Madrid.

                                                                A las víctimas de la guerra civil española.



                                                                        “…y de la misma madera tu pensamiento y mi frente,
                                                                        tu corazón y mi sangre, tu dolor y mis laureles.
                                                                        Antemuro de la nada esta vida me parece.”
                                                                                              Miguel Hernández



Profundo y sangrante
viste el amanecer sin rostro.
Fosas sin nombre
acunan el colmo del desvarío,
escoltando encinas
huérfanas de plomo y olvido.

El preso fue amamantado en túneles de tragedia,
sus enemigos, vestidos con sal y hierro,
se confundían entre las hábiles navajas
de ignorantes lunáticos.

Maniatados, humillados, torturados,
uno a uno, sin prisa.
Los caminos y el hambre
fueron testigos de albas sin esperanza
donde muchos,
no lograron esquivar los cadáveres.

Fusiles sin respeto llenaron las paredes
con sangre de inocentes.
Necesitaría escuchar los primeros compases
de aquella denigrante carnicería,
solo así podré unirme a la piel y “las trece rosas”,
solo así podre,

custodiar su recuerdo.

Pilar Molina