domingo, 19 de enero de 2014

CRÓNICA DE UN SUICIDIO

                                        Muerte de Séneca. Manuel Domínguez Sánchez. 1871.




                                                                                          “No quedará en la noche una estrella.
                                                                                           No quedará la noche.
                                                                                         Moriré y conmigo la suma
                                                                                        del intolerable universo”.
                                                                                                   Jorge Luis Borges


No recuerdo en qué momento
decidí cruzar aquella puerta.

Sentado,
con las manos invitando a detenerse,
propongo al destino un juego ingrato
donde el arma y su pose
sean capaces de entablar
una conversación en armonía.

Nada existe,
los dedos palpan el acero
con gesto aborrecido.
Percibo un placer extraño,
toda la situación me estremece,
incluso el olor a casi muerto
acaricia mi olfato.

¡Genuina grandeza!

Amante y escenario están dispuestos,
un silencio hecho a medida
espera el último gesto
de estos ojos que nunca mienten.

Pretendo acabar de crecer
dentro de un juego terrible.
¿Cuál es el procedimiento?
Siempre fue de necios saludar
lo que atrae al abismo,
y sin embargo,
es mi prodigada esencia
lo que en él permanece.

Pilar Molina