jueves, 11 de diciembre de 2014

UN GRAMO DE POESÍA

                              Eugène Delacroix,"Mademoiselle Rose", 1817-1824. Museo del Louvre, París.




Escucho el canto dulce de un libro
donde hoja y verso
imitan el aroma
de la fruta dulce en verano.

Con el tiempo aprendí
la forma inquieta en que la hiedra
araña la tarde entre los muros.
Gusto dejar nuestros besos
en sus últimos retoques,
bajo frisos de papel pintado
por el juego y la mentira.

Y en cada esfuerzo
comulgo con el remedio,
contando innecesariamente
cómo este pecho sordo, casi frío,
se llena de sorpresas recién estrenadas
para volver a escribir de nuevo,

un gramo de poesía.


Pilar Molina.



viernes, 5 de diciembre de 2014

PUEDO VER DESDE AQUÍ

                        Andrea Mantegna, "Cristo muerto". Pinacoteca de Brera, 1457- 1501, Milán.




Puedo ver desde aquí
el dolor escondido.
Quisiera pedir al lugar que nunca ríe
algo en concreto,
aunque en la mayoría de sus ocasiones
se me escapan pensativos
el valor y la desgana.

Si palparas el silencio,
si por un solo momento
pudieras descubrir el valor
que muy pocas veces contemplo,
conocerías de cerca a mi “yo” más mío,
a ese que por miedo siento a solas.

Alrededor de ti
la imitación se vuelve indiferente.
Si he de mentir ahora
lo haré sin excusas,
no esperes un mínimo gesto,
ni siquiera una caricia a cara descubierta.

Y la pregunta incesante se recrea,
sin apenas contemplar
el triunfo del fracaso,
sin encontrar solución a lo que ya
desde siempre estuvo escrito.

Al final de todo,
me encuentro indiferente y cansado.
Apenas tengo fuerzas para descubrir el motivo
del porqué de esta miserable vida.
Y sin embargo,
sigo perdiéndome entre los abrazos

esos que un día, inventaste para mí.


Pilar Molina.

lunes, 24 de noviembre de 2014

LA REALIDAD Y SUS INCONVENIENTES

                                         "La Vicaría". M. Fortuny. MNAC. Barcelona. 1870.


Propongo entender al gesto cuando me hablas,
porque ya es tarde para combatir
la humedad de mi mano izquierda
sobre la tierra.

Y ella sonríe,
¡me sonríe y yo,
inocente como un niño,
esparzo sus cabellos
entre el pan y las miradas!

Pretendo distinguir el rastro de olores
en aquella casa vacía,
en la sombra que juega
a morir cada noche por sed
o por ganas de verla.

Si muriese
ahora,
lo haría con gusto,
parece que el dolor es menos dolor
si tú,
fuente de sangre y cobardía,
atraviesas este silencio
como señal de un amor que desespera.

Propongo proponer:
al ciego, al sátiro, al oprimido,
al hambriento, al santo, al cobarde, al trágico,
al perro y su llanto:

“Un poco de libertad”.


Pilar Molina

martes, 11 de noviembre de 2014

LOS TAXISTAS VIAJAN DE NOCHE



Puedo esperar que suba la marea,
desafiar al cansancio
un frío martes de resaca,
puedo perderme
en ese bar de copas
que brilla a la salida del cielo,
puedo darte dos besos,
uno por mejilla.

Ven cuando te canses de buscar
una coartada,
he de moldear tu insomnio
en almohadas de plastilina,
cantar en voz alta un vals para enamorados
mientras los taxistas nos sonríen,
a las seis de la mañana.

Me gustaría seguirte
con los ojos cerrados,
dormir en cuartos de hotel
sin derecho de admisión,
provocarte versos,
escribir un poema de pájaros sin dueño,
ser el espejo
que te roba una caricia.

Todo me gustaría
si a ti,
te gustasen como a mí,

estas cosas del amor.


Pilar Molina

jueves, 30 de octubre de 2014

DE LA VOZ Y EL SABER

            Caravaggio, " El martirio de Santa Úrsula",1610. Palacio Zevallos Stigliano, Nápoles.



No pretendo derramar sobre mis sienes
el inevitable transcurrir
de purificados ríos.
El preciso ser y su imprecisa idea,
quedaron fríamente descompuestos
ante la propia concepción de los latidos.

Aún así,
intentaré no llegar tarde
al áspero beso que finge ser línea
en la palma de tu mano.

Continuaré siendo en ti,
mística unión
entre universo y tiempo,
orgía de fiebre en el repleto vacío,
donde un fragmento
de corporizada inconsciencia,
pertenecerá irremediable
a cada instinto tan tuyo.

No ignoro lo acontecido,
continuaré intuyendo
el inagotable aplauso
de los bien narrados versos,
al esperar que tras un piadoso abrazo
el silencio sea convertido
en alas abiertas.


Pilar Molina

jueves, 16 de octubre de 2014

LOS TOPOS VELARÁN EL SUEÑO

                                                    Francesco Clemente, "Seed", 1991.



Escucho un ritmo casi poético.

Cuando mi boca se entretiene
el ánimo se vuelve pobre,
ciego y mudo,
me hace fuerte
ante el olvido de todos,
incluso ante ti.

Puede que algún día
por aburrimiento,
te cuente el rumor
que desnuda silencioso
el desorden de las ciudades.

Magnífica forma
de recordar nuestros paseos.

Si me buscas, te encontrarás
en una fiesta nocturna
llena de personas insolentes
y minutos enteros,
seré el único (si el viento cambia),
con la copa llena de gallos y veletas.

Sigue despertándote,
los topos velarán el sueño
mientras aúllo desnudo por las calles.


Pilar Molina


domingo, 5 de octubre de 2014

MOTIVOS

         Jean Auguste Dominique Ingres, "Ruggiero liberando a Angélica"1819.Louvre, París.


Tengo sobrados motivos
para inventar palabras nuevas
que me hablen de ti,
de la sonrisa que cada mañana
le concedes al mundo.

Eternos diálogos piden
aprovechar la cordura momentánea,
aquella que baila al compás
de nuestros cuerpos exactos.

Te he regalado la verdad absoluta,
he tenido que inventar nuevas excusas
hasta debértelo todo,
pero nada es suficiente, porque
ya no soy carne, ni boca, ni besos,
solo un esclavo más
ante la inagotable luz de tus ojos.

Te renuevas, caminas despacio
sin apenas rozar tus hombros
contra el aire.
Y no sé si quiero saber de ti,
de la silenciosa diferencia
entre humillación o pretexto,
ahora el presente es lo que apremia
deseando existir,
sin apenas, haber existido.


Pilar Molina.


viernes, 26 de septiembre de 2014

CUATRO DÍAS



En este punto de coronas laureadas,
respiro junto a la piel que cubre mis pulmones.

Una gaviota presenciaba desde la orilla nuestro beso.
Acudió para deshacer el abrazo mucho antes del mediodía
recordándonos a cada minuto,
el compás de las horas sobre tu vida y la mía.


Proclamé en vano
al hiriente filo que habita en tus ojos
-sueño de profundas alcantarillas-,
donde estatuas cubiertas de amianto
podrían asumir el protagonismo del aplauso.


Soy rana azul al recitar en el seno y la madrugada,
no existe amor en las sierpes del cólera
si tú impregnas con risa y alcohol
el tono de los ruiseñores.


Por tanto,
aunque ahora muriera,
lo haría conociéndote.

Pilar Molina.

martes, 23 de septiembre de 2014

TIERRA Y ALGO MÁS

                                    Las espigadoras. J.F. Millet. Museo d'Orsay, París. 1857.



   Nunca me dijeron que los pájaros
recogen sus alas mientras duermen.

Una juventud de paloma
y mediodía
escribirá un nuevo poema
sobre cualquier objeto agradable,
asustándose de nuevo
para volver a nacer
en horas de almohada.

Vosotros que renegáis
de mi soledad,
imaginad un riachuelo
bañado en reflejo contrario,
decidme si este cuerpo
casi abierto,
ha de ofrecer un aliento
sin respiro.

¡O tierra,
o búsqueda,
o suicidio!

Serás a través
de tu rostro ensangrentado
horizonte rojo y negro,
un conjunto de párpados claros
sin lengua ni garganta.

Dame sombra,
aire,
libertad y pueblos,
canciones heroicas
que agiten con bravura
un mar intenso,
dame esperanza viva
en diferentes formas y colores.      

Pilar Molina

miércoles, 17 de septiembre de 2014

LA CLARA RAÍZ DEL FRÍO

                      El naufragio del "Esperanza". C.D. Friedrich. Kunsthalle, Hamburgo. 1824.

Escucho el murmullo
de esta claridad sobrante,
sin quererlo,
se ha vuelto
jazmín marchito
en hoja que habla.

Esperé
el despertar de los pájaros
tras el hilo oscuro
y el rumor hecho grito,
no llegaron a cantar
bajo el pecho
ni en la fingida pared
de cristal y plomo
que con tanto empeño,
hiciste para mí.

¿Por qué duermes
en la clara
raíz del frío?
¿Acaso hueles
a la astuta muerte?

Yo no pretendí
encabezar batallas
con sangre
de los vivos,
yo solo quería
querer y quererte,
pintar los montes
de un violeta intenso
para poder disfrutar
del amargo laurel
en horas tardías.

Vuelvo a escuchar
su murmullo
al acariciar
dos cestas de trigo,
quisiera bordar
tu nombre en ellas
y sin embargo,
la nieve cae incesante
sobre los campos

cada mañana.


Pilar Molina.

jueves, 11 de septiembre de 2014

POR ENCIMA DE LA VIDA


                 Gustav Courbert, "The Beautiful Irish Girl", 1865. Nationalmuseum Stockholm.


Te quiero así,
con el aroma del trigo
enroscado en tu cintura,
libre y defendida por mil vientos
que eternos permanecen.

Cielo y razón,
al igual que la muerte misma,
te reclaman gritan y envenenan,
como una gracia florentina
empapada de miedo o amor.

Porque eres luz en noche caída,
yo esculpiré tu cuerpo
sin cataclismos ni ausencias,
pensando en esa verdad
que de pronto,
es clavada en mi pecho
con filo de espada.

De pasión ando servido,
de ganas y abrazo
se vestirán las amapolas,
no temas a menudo corazón,
pues tengo el firme propósito
de quererte más,

recreándome en los límites de tu sonrisa.


Pilar Molina

jueves, 4 de septiembre de 2014

UN VENCEDOR CONTEMPLA

                              Eugène de Lacroix, "La barca de Dante", 1822. Museo del Louvre, París.



El poeta es,
reflejo entreabierto,
un perfume consumado para la ocasión.

Se permite golpear desde fuera
el corazón de cada alcohólico
que aconseja tu sonrisa,
incluso se habla de orgullo,
mientras el enemigo finge
tumbarse sobre cierto sentimiento
de culpabilidad.

Esta noche el amante pensativo
ha de ser insufrible
y al mismo tiempo encantador,
te invitará a sueños más profundos
donde el pecho de una dócil culebra
tatúa bajo roca viva
once sílabas en sencillos sonetos.

Tus ojos verdes no lograrán aliviar el hastío,
ni siquiera los ojos del diablo,
astuto y virginal,
harán que olvide esta mezcla
de magníficos encantos.
Porque es tuyo todo aquello que me habita
intento bailar sin éxito en el hueco de los brazos,
imitándote,
respirándonos,
casi sintiéndome.


Pilar Molina.

lunes, 1 de septiembre de 2014

DESDE LO ALTO CONTEMPLO

              Anníbale Carracci, "Piedad", 1599. Museo Nazionale di Capodimonte. Nápoles.



El beso ya es beso
incluso antes de escribirlo.

Realmente
fue una delicia
encontrar nuestros pies
bajo la sábana,
acomodarme a tu vera
y sentir cómo latías.

Después de todo;
¡qué complicado es morir
para vivir de nuevo!

Ayer sin ir más lejos,
todas mis intuiciones
se volvieron permiso,
permiso sobre tus hombros,
sin pretextos ni promesas.

Y no te acabaré
aunque tú me lo pidas,
porque el beso
ya era beso vida mía,
incluso antes
que tú lo escribieras.




Pilar Molina.

miércoles, 27 de agosto de 2014

DIÁLOGO CONSTANTE

                           Rapto de las hijas de Leucipo. P.P. Rubens. Pinacoteca de Munich. 1617.



Pretendí esperar
una sola muestra de cariño,
algo inservible entre los dos
que guiara este paso lleno de júbilo.

Yo soy el que te quiere suya,
el que te exige
cuando tamborilea
el sol tras los cristales.

¡Ven amante ingrata!
Acude entre restos
de misterio y encanto,
esbelta, sonriente,
casi de luto.

Te quiero así,
por cualquiera,
apenas mía.

Pilar Molina

lunes, 18 de agosto de 2014

UN PEQUEÑO ESPACIO EN BLANCO

                                              Rafael Piedehierro Holguera. Serie de Collages.



UN PEQUEÑO ESPACIO EN BLANCO

                                                            Sí, tu niñez: ya fábula de fuentes.
                                                            El tren y la mujer que llena el cielo.
                                                                Federico García Lorca.
                                                                (Poeta en Nueva York)


Insisto en preguntarte si me quieres
y el gozo se descontenta
tras el silencio.

Insisto,
porque la respuesta
se inscribe en un contorno irrevocable.

¿Será capaz de calmarse
esta ansia
que palpita?

Y vuelvo a preguntarte si me quieres,
y tú, fiel a los límites del día
disimulas al cumplirse nuestro beso.

Este amor, de algún modo,
seguirá viviéndose
a través de un mundo frágil.

Muerta o con aliento,
“tu respuesta se hará palabra”
bajo glorias que de cerca alcanzo.

¡Cómo no habría de quererte
si por seguir el rastro de tu nombre
mi cariño se hace sangre!




 Pilar Molina.

jueves, 14 de agosto de 2014

LA IMPORTANCIA DE LOS PRÓLOGOS

                                                             Rafael Piedehierro Holguera


Nadie puede pretender ser de otro
aunque lo intente.

Al volver sobre mis pasos
deshice el camino que lleva a tus ojos.
Anuncié a través de esquelas
el flamante cargo como miembro de honor
en tan pancreática historia.

Si al hablarte no entendiera
habré de conseguir
una guía para sordos.
Comentaron mis vecinas,
que viene como regalo al leer el prólogo                                  
del flamante libro publicado por Manuel,
el nuevo poeta del barrio.

Entre vítores, mi madre me esperaba,
contándome sin rodeos
que nuestro gato murió hace tres días.
En ese preciso momento es cuando escribí
sin márgenes, ni comas, ni acentos
la obra maestra del fingido fingimiento.

El seducido necesita ser engañado
para seguir soportándose.
- Además de serlo tienes que aparentarlo –
decía mirando un reloj de bolsillo
el joven mago con disfraz de conejo.
                       
Y fue allí,
en aquel escenario de segunda categoría
entre equilibristas
y encantadores de serpientes
donde yo,
queriéndolo,
te besé los párpados.

Pilar Molina.






martes, 5 de agosto de 2014

POEMA DE ENTRE SEMANA


                                           Sin título, Keith Haring, 1985. Colección particular.


Escondí todas mis medallas en un cajón.
Ahora me dedico al provinciano juego de la petanca,
dice mi compañero Paco
que es la mejor terapia para aliviar el pecho
de incómodas tristezas.

Sabes de sobra
que nací contra mi voluntad
en esta calle de rincones envenenados,
donde el carmín de las paredes
no es de hoy
y existe una necesidad continua
de acudir al auto-escarnio.

Dime tú
si continúo estando en vida,
si los huevos con chorizo
siguen comiéndose con dedos y pan,
si advertiste en mí,
una decantación hacia el desorden.

Tengo una idea que proponerte:
riámonos de los fogosos aros
que adornan la poesía romántica,
salpicándolos de mierda
para que huelan a exquisita realidad.

Nadie de los que están
esperan con ganas la noche,
ni siquiera tú.
Y sin embargo,
mis dedos mueren
por ser los primeros en tocar tu ombligo.

Pilar Molina